Método Montessori

Educar a un niño no es una tarea sencilla. Requiere mucha paciencia, voluntad y sobre todo, inteligencia. Al menos eso es lo que pensaba María Montessori, una educadora, pedagoga, filósofa, psicóloga y científica italiana que dedicó parte de su vida y obra a mejorar la educación infantil desde una perspectiva más desarrolladora y autosuficiente. 


De hecho, fue la creadora del método Montessori, un sistema de educación centrado en el respeto a los derechos de los niños y en su capacidad espontánea para aprender. Este modelo educativo se utiliza aún hoy en muchas escuelas del mundo y, sin duda, es una herramienta muy útil para que los padres eduquen a sus hijos.

¿En qué consiste el método Montessori?El método Montessori agrupa un arsenal de teorías sobre la educación infantil que se sustentan en el principio de que los niños deben tener completa libertad para aprender y desarrollarse por sí solos, en un ambiente de comprensión y cariño que sea estimulante.

Básicamente, Montessori aseguraba que los pequeños poseen una capacidad casi ilimitada para apropiarse de los conocimientos, primero a nivel inconsciente y luego al nivel consciente. De esta manera, le otorga al niño un papel activo en su propio aprendizaje.Montessori también afirmaba que para que el niño pueda aprender y desplegar todo su potencial debe estar inmerso en un ambiente adecuado que fomente su crecimiento. Para esta experta el orden, la seguridad, el diseño y el acceso a las herramientas eran elementos cruciales que no debían faltar en el entorno en el que se desenvuelven los niños ya que son los aspectos que estimulan el aprendizaje y crecimiento infantil.

Asimismo, Montessori le otorgaba un papel orientador fundamental a los adultos, y en especial a los padres,considerándolos como los guías principales del niño, las personas responsables de mostrarle su entorno y las potencialidades que existen en él. De igual manera, su método presta una atención especial al amor y la comprensión de los padres hacia sus hijos.

Un amor basado en el respeto, la libertad, la responsabilidad y el establecimiento de límites claros pero poco restrictivos, donde la confianza, la paciencia y la empatía se convierten en protagonistas.Inicialmente este método fue creado con fines académicos pero con el paso del tiempo también ha ganado terreno en el ámbito familiar y cada vez son más los padres que recurren a algunas de sus herramientas para aplicarlas a la educación de sus hijos. Se trata de claves que, aunque no son soluciones infalibles, brindan algunas luces sobre cómo educar mejor a los niños.

¿Qué son los juguetes Montessori?

Para la filosofía Montessori el juego es un pilar fundamental para el desarrollo del niño: el niño aprende jugando. Por ello podemos encontrar un gran variedad de juguetes que destacan por su calidad.

Son juguetes hechos con materiales naturales (madera, algodón,...) puesto que la filosofía Montessori da mucha importancia a que el niño esté en contacto con la Naturaleza. Además, son materiales que cuidan el medio ambiente (naturales, reciclables, biodegradables y sostenibles) ofrecen al niño una importante educación en valores.

Todos los juguetes Montessori tienen además una doble función: por un lado son un juguete que entretiene y divierte al niño. Pero, además, son juguetes pensados para estimular un aprendizaje. Por ello, los juguetes Montessori ponen su énfasis en potenciar alguna de las áreas del desarrollo esenciales para esta filosofía: área de la vida práctica, área sensorial, área relacionada con la lectura, área relacionada con las matemáticas.

Suponen una gran ayuda en la autonomía de la educación del niño ya que estimulan diferentes áreas del desarrollo.

A través del juego los niños mejoran sus capacidades cognitivas: activan la concentración, trabajan la lógica y conocen el mundo que les rodea.

Desarrollan asimismo la competencia emocional: exploran sus emociones, exteriorizan sus temores, identifican sus sentimientos, aprenden a ser pacientes, resolutivos, empáticos y a tolerar la frustración.

El juego les permite también aprender habilidades sociales puesto que interiorizan normas, respetan turnos, gestionan derrotas y victorias y resuelven conflictos.

Visita nuestra tienda wwww.jugueteslashimia.com